Taller vivencial de Tantra

0,00$

Sobre la Experiencia

Este taller tiene como objetivo brindarte herramientas para explorar tu propia energía integrando las polaridades femenina y masculina.

¿Cuándo aplicar YOGA? En situaciones que requieren enfoque, disciplina, dirección, constancia…

¿Cuándo ser TANTRA? En momentos que piden entrega, confianza, totalidad, fluir…

¿Cómo combinarlos sin volverme demasiado rígido o indulgente?

Este enfoque único e innovador que amalgama la disciplina del Yoga Clásico con la expansión celebrativa del Tantra permite desarrollar de modo vivencial la consciencia a través del cuerpo, para observar y mantener el propio estado de equilibrio en la vida y en las relaciones.

 

¿Qué me permite la exploración de estas energías?

El acercamiento y la profundización de este proceso propicia:
• liberar patrones limitantes y mandatos externos
• equilibrar las polaridades internas femenina y masculina
• sanar nuestras relaciones
• mejorar el vínculo con uno mismo
• cultivar la energía del perdón, la aceptación y el agradecimiento
• comprender el funcionamiento de la mente para ponerla a nuestro servicio

¿Qué sucede en estos encuentros?

Se realizarán ejercicios para que cada participante pueda explorar vivencialmente el funcionamiento de estas energías en su propio cuerpo y obtenga herramientas para poder equilibrarlas en su vida cotidiana.

☯☯☯☯

Es un viaje de auto-conocimiento través del:

– Yoga Clásico

– Danza Tántrica

– Bioenergética

– Consciencia Emocional

Sobre el Yoga y el Tantra

**en palabras de Eduardo Socolovsky, presidente de la Fundación Artes Saludables

“Los opuestos hacen ruido cuando no se entienden como complementarios, sin embargo son complementarios, si tomas la oportunidad de armonizarlos trabajándolos de una manera especial para cada uno, y entendiendo para qué sirve cada uno.

El yoga y el tantra son herramientas.

El yoga está dirigido hacia el control, y tiene formas fijas, es una búsqueda espiritual masculina, porque tiene una dirección clara que es la iluminación, el autoconocimiento, aquietar las fluctuaciones mentales. Sus premisas son bien claras. Los mantras, los yantras, las ásanas que se hacen de una manera específica y no de cualquier manera, está completamente definido. Y lo que busca el Yoga es controlar y dirigir la energía en un sentido muy claro y muy concreto; el yoga es como una lucha. Necesita mucha fuerza de voluntad, mucha energía, para sobreponerse a la pereza, a los placeres, a otras tendencias.
El tantra es todo lo contrario: es rendirse, no lucha, entregarse; navegar el deseo, dejarme llevar por ese flujo, por ese río, por la marea, como cuando estás en el agua: al relajarte, flotas, y te lleva.

A lo largo de la historia, al llegar a occidente muchas ciencias orientales se fragmentan, se separa la poesía, la danza, la escritura, etc. Las artes entran en un análisis que todo lo separa y lo mismo sucedió con el yoga y el tantra. Pero deben ir juntos, porque necesitamos las dos, ya que si sólo usamos el Yoga, nos volvemos muy rígidos; si sólo hacemos tantra, nos volvemos muy indulgentes.

En la Fundación Artes Saludables ofrecemos esa combinación, este conocimiento en integración.

Cuándo aplicar una y cuándo aplicar la otra es el cáliz sagrado, la alquimia, la sabiduría. ¿Hasta dónde aprieto las tuercas? En algún momento es necesario descansar. Lo mismo sucede con el Tantra… No lucho, me dejo llevar… etc. Con el Yoga+Tantra compartimos estas herramientas y cómo ir combinándolas, cómo ir del yoga hacia el tantra y cómo ir del tantra hacia el yoga.

El taller ofrece una visión integral, que es lo que plantea Osho y sus discípulos, como Ástiko, mis maestros de Tantra. Osho propone la visión celebrativa, propone vivir las emociones, no reprimirlas. Osho fue un gran amante del yoga como ciencia, pero se dió cuenta de que en muchos casos no se puede aplicar el yoga tal cual se enseñó en su contexto oriental y ancestral, porque los occidentales hemos recibido mucha represión que hace 5 mil años no tenían. Como Osho era un maestro tántrico, observó que antes de sentarse quietos en silencio, entre otras cosas, los occidentales necesitamos bailar, saltar, sacar toda la locura que llevamos reprimida por el sistema educativo, que ya desde su principio que la familia reprime nuestra energía vital diciéndote “no te muevas”, “no corras”, “no te toques ahí”, etc.

Todo este adiestramiento social tiene un efecto a largo plazo en nuestra psiquis y en nuestro cuerpo. Debido a esto necesitamos ir a talleres donde nos habiliten a gritar, a bailar, a movernos de cualquier manera. Por esto es que el Yoga puede que no ayude en este sentido; al contrario, es otra oportunidad de ser obsesivos, rígidos y controladores.

Es importante la integración de ambas ciencias; lo que yo comparto es mi camino, lo que he integrado y lo que me ha funcionado a mí. Existen otros caminos, otras formas, otras técnicas. El yoga y el tantra es como el yin y el yang.”

EDUARDO SOCOLOVSKY
Presidente fundador de la Fundación Artes Saludables
Director de Yacanto Saludable

Contactanos por whatsapp