Yoga clásico

Recrear y difundir la ciencia del Yoga honrando su forma y valores tradicionales y originales al traerlo a la sociedad actual. Transmitirlo a quienes lo reciban con agradecimiento y respeto por su método y su objetivo esencial que es la auto-realización. Compartir los beneficios de auto-sanación y auto-conocimiento.

Tantra

Inspirar e invitar a vivir el Tantra a través de las actividades y talleres que organizamos como lo son Tantra para Todos, Masaje Tantra, Círculo de Hombres y Círculo de Mujeres.

Inspirados principalmente en la visión de Osho (NeoTantra), maestro contemporáneo cuyo principal mérito fué resumir la esencia de las tradiciones espirituales orientales y actualizarlas al alcance y necesidades de la mentalidad moderna occidental. Nos explica que el camino espiritual posee el aspecto masculino, de lucha, conquista, control y basado en la acción, comúnmente delineado dentro de la mayoría de prácticas que hoy se conocen como Yoga. El aspecto femenino, implica la receptividad, la relajación y la entrega, está basado en el “soltar” y en el “no-hacer”. Todas las técnicas, juegos, dinámicas y prácticas que nos inspiren a realizar esta actitud podemos decir que son Tántricas.

Eduardo Socolovsky, director de Artes Saludables y quien forma al Equipo de Tantra, se formó con discípulos directos de Osho: Astiko Lopez, Ketan Klein, Sarjana Continente, Mudito Morales, Avigán, entre otros. También ha practicado y recibido iniciaciones de maestros del linaje tradicional de Shivaísmo Tántrico de Cachemira y del Yoga Tántrico de Shankaracharya.



¿QUÉ ES EL TANTRA?

Es una invitación a redescubrir nuestro interior en un contexto que lo valida y lo permite expresarse tal y como es.

Hemos sido criados en una sociedad muy regida por normas morales que dividen lo bueno de lo malo, obligados a reprimir y generando a partir de ello muchísimos condicionamientos en torno a lo que somos y lo que debemos ser, creyendo que hay algo malo con aquello que nuestra verdadera naturaleza desea y necesita expresar.

El Tantra es una invitación a reencontrar aquello que verdaderamente somos, más allá de todos los ideales que sobre nosotros mismos hemos impuesto. El Tantra no juzga nada, sino que todo lo recibe. No hay nada de malo en lo que se es.

Abrir el corazón y sincerarnos con nosotros mismos, explorando la totalidad de la experiencia en lugar de seguir rechazando una parte y tomando la otra. Descubrir lo sagrado en cada experiencia que la vida nos presente, sin rechazarla, sino entregándonos a su flujo incesante, incluyéndolo todo, tanto el amor como el odio, la ira como la paz, la alegría como la tristeza, la salud, la enfermedad, la vida, la muerte.

Ser quien se es en totalidad, sin descartar ningún color.

Eduardo Socolovsky

“SALTAR DE LA MENTE AL CORAZÓN”


El Tantra, entre otras cosas, invita a iniciar un camino de la mente hacia el corazón.

La mente es muy útil para muchas cosas prácticas pero por causa de los condicionamientos culturales y educativos éste órgano ha tomado el control de varios aspectos de nuestra vida causándonos sufrimiento y desconexión. En la mente es donde el ego está ordenado por las pautas culturales, religiosas, familiares, y eso nos impide actuar desde nuestra naturaleza más esencial y ver al otro tal cual es.

Desde éstas instituciones nos han indicado como debemos comportarnos en todos los niveles, a través de relatos, novelas, películas, condicionamientos religiosos, estímulos de marketing, etc. Lo interesante es que por ello, no somos seres salvajes, naturales, espontáneos, inocentes ni conectados con nuestra intuición o ser superior, ya que todos estos programas están interfiriendo. Esto ocasiona todo tipo de problemas y episodios emocionales producto de alguna memorias traumáticas.

El corazón es puro, inocente, y está centrado en el aquí-ahora. Sin embargo, para proteger este espacio tan vulnerable hemos creado numerosas corazas psíquicas, emocionales y físicas. Estos bloqueos se reflejan en síntomas y enfermedades y como todas las emociones están relacionadas con la respiración, durante los talleres se guìa a las personas en diferentes dinámicas respiratorias, para ir abriendo esos registros y heridas del pasado que afectan a nuestro presente, en nuestro mundo emocional.

La respiración es el puente entre el plano consciente y el inconsciente.

Los talleres de Tantra, son una experiencia fuerte en la que pueden aflorar emociones intensas y está dirigido a personas con una firme y sincera entrega a su proceso de auto-conocimiento y despertar espiritual.

Eduardo Socolovsky

Presidente y creador de la Fundación Artes Saludables